La igualdad de las mujeres

10 marzo, 2020
Plan Humano EmpatÍa Capacitación Elearning Reclutamiento Selección. Consultoría OutdoorTraining
Empatía y Asertividad: Habilidades para el Servicio Al Cliente.
7 agosto, 2019
Plan Humano Coronavirus 4 Capacitación Elearning Reclutamiento Selección Consultoría OutdoorTraining
Protégete con información : Lo que debemos saber del COVID-19
16 marzo, 2020


“La igualdad de las mujeres debe ser un componente central en cualquier intento para resolver los problemas sociales, económicos y políticos” – Kofi Annan, ex secretario de la ONU


Por siglos, existió una dualidad muy marcada en lo que respecta a los quehaceres de mujeres y hombres. Así, paradigmáticamente ciertas ocupaciones y profesiones eran asociadas indudablemente a un género y no al otro. Este binarismo, usualmente emplazaba a las mujeres en ocupaciones ligadas a los quehaceres del hogar, la crianza de niños, y similares. A los hombres, por su parte, se les asociaba a trabajos de fuerza e intelectualismo. Estas diferencias surgían desde los cimientos de abismante desigualdad que había entre los géneros. Este comportamiento social ha ido cambiando con el pasar de los siglos y décadas, sin embargo, nada de esto hubiese sido posible sin la tenacidad de las mujeres a través de la historia.

Antes de 1800, en países como Inglaterra y Estados Unidos, no había graduadas universitarias. No fue sino hasta 1831 que una institución terciaria en Mississippi entrega el grado universitario a dos mujeres. Casi dos décadas después, se marca un hito en Nueva York con la primera convención por los Derechos de las Mujeres donde nace el Manifiesto de Seneca Falls, declarando y demandando igualdad de derechos integrales para el género femenino: “que todas aquellas leyes que sean conflictivas en alguna manera con la verdadera y sustancial felicidad de la mujer, son contrarias al gran precepto de la naturaleza y no tienen validez, pues este precepto tiene primacía sobre cualquier otro”.

Por añadidura, los hombres han tenido derechos fundamentales que nunca han tenido que demandar. Siempre fue natural, por ejemplo, conceder el derecho del voto a los varones, mientras que no fue hasta 1873 que Nueva Zelanda se convierte en el primer país en legalizar el voto femenino. Posteriormente, las guerras mundiales forzaron a muchas mujeres a tomar trabajos “no tradicionales” que hasta ese tiempo eran únicamente asociados a hombres. Con el fin de la Segunda Guerra Mundial nacen las Naciones Unidas en 1945. Al año siguiente, la ONU presenta la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Es ahí, en el año 1946, en la sesión inaugural de la Asamblea General de la ONU que Eleanor Roosevelt lee su famosa “Carta Abierta a las Mujeres del Mundo”. El legado de Roosevelt resuena en las palabras que dejó tras su incesante activismo: “ganamos fuerza y confianza por cada experiencia en la que realmente nos paramos a mirar al miedo a la cara. Debemos hacer lo que creemos que no podemos”.







Es impactante, además, descubrir que hace 100 años a las mujeres se les negaban servicios de préstamos bancarios, no podían administrar sus propios ingresos, no podían participar como jurado en cortes, ni convertirse en abogadas ni en juezas e incluso, no se les consideraba “persona” en los ojos de la ley. Si bien, los datos anteriormente mencionados son solo la punta del iceberg de la desigualdad histórica entre géneros, hace innegable la lucha y la entereza que han demostrado las mujeres a través de los siglos para que sus voces fueran escuchadas.

A pesar de estar entrando en la segunda década del nuevo milenio, existen aún diferencias que dificultan la igualdad de género en los diversos ámbitos de la sociedad. Por lo mismo, como Plan Humano, nos es menester comprometernos con desarrollar, viralizar y fortalecer políticas de equidad de género en nuestras capacitaciones, cursos y experiencias a empresas. Creemos en que las condiciones laborales, económicas, judiciales y vivenciales de hombres y mujeres deben ser equitativas.

Este domingo 8 de marzo, millones de mujeres en el mundo salieron a conmemorar su día alzando sus voces al unísono, demostrando una enorme sororidad y empatía por todas aquellas que han sido discriminadas y silenciadas a través de la historia. Mares de mujeres cuyo ímpetu por equidad es inspirador e imitable. Mujeres anónimas que ya no temen ser reconocidas con nombre y apellido, como en las palabras de la escritora Virginia Woolf hace más de un siglo “en muchas ocasiones históricas, “anónimo” fue una mujer”.

Plan Humano reconoce a las mujeres en su día y así también reconoce la lucha histórica por la igualdad de derechos. Reconocemos y abogamos por comunidades que donde el respeto y la igualdad sean ejes primordiales.

Comments are closed.

× Whatsapp +569 3262 9544